¿Cómo cuidar mis joyas? Seguro que es una preguntado que te has planteado muchas veces.

Para que las joyas duren mucho más tiempo es importante cuidarlas, aunque en joyería y bisutería las piezas se pueden oscurecer por diferentes motivos: la exposición al oxígeno y a la luz, los diferentes tipos de pH de la piel o incluso por la falta de uso.
En Desig Joieria te recomendamos seguir unos sencillos pasos para evitar que las joyas se estropeen. Y además, si no has podido evitar que salgan manchas, te ayudamos a limpiarlas.

Cómo cuidar mis joyas

  • Da igual que sea en verano que en cualquier época del año, seca las joyas después de la ducha, un baño en la piscina o la playa. Es importante mantenerlas secas después de mojarlas.
  • Para evitar el desgaste de las joyas es importante evitar el contacto directo con el sudor, los perfumes o los productos cosméticos. Simplemente espera a ponerte las joyas y asegúrate que la piel esté seca.
  • De la misma manera, es importante mantener las joyas limpias (sin obsesionarnos). Te recomendamos los productos de limpieza de venta en Desig Joieria, aunque también puedes utilizar jabón neutro o amoniaco desengrasante (este último con mucho cuidado).
  • La forma de guardar las joyas también es importante para su cuidado. En Desig te recomendamos guardarlas limpias y por separado, para evitar que se rallen unas con otras. ¡No tires el packaging original, es la mejor opción para guardarlas! Y de vez en cuando, aunque no las utilices, pasarles un paño en seco te ayudará a eliminar cualquier residuo.

Si tienes dudas de cómo mantener tus joyas limpias o no sabes cómo hacerlo, te dejamos un vídeo con el paso a paso para limpiar las joyas y… ¡dejarlas como nuevas!

Otros consejos

Las recomendaciones anteriores valen para cualquier material.  Aunque, para que conserves tus perlas bonitas y brillantes, como el primer día tenemos algunos trucos más:
  • Limpieza de las perlas: No utilices nunca productos de limpieza (lejía, detergentes, etc.), ni cepillos de dientes o paños ásperos. Lo único que conseguirás será dañar la superficie de tus perlas, llegando incluso a agrietarlas. Después de usarlas, debes pasarles un paño suave y húmedo. Y, una vez secas, ¡ya puedes devolverlas a tu joyero!.
  • Conservación de las perlas: Las perlas cultivadas o naturales son un producto orgánico, es decir, se rayan y agrietan cuando se deshidratan. Por eso, no debes guardarlas cerca de la calefacción o en sitios con una fuerte exposición solar. Mantenlas, siempre, separadas de otras joyas de metal para evitar que se rayen. Insistimos, el  packaging original es siempre la mejor opción.
  • Cuidados especiales para los collares de perlas: Los collares deben ser enfilados una vez al año, aunque el período de cambio de hilo depende dependerá también de si usas o no el collar con frecuencia. Los collares de perlas de calidad deben enfilarse con hilo de seda y nudos. De esta forma, evitarás que se rocen entre ellas y que las pierdas, en caso de que se rompa el hilo.
¿Tienes alguna duda? En Desig Joieria nos encargamos de limpiar y dejar como nuevas las joyas, relojes, etc.
¡Pregúntanos!